viernes, 1 de mayo de 2009

Lunes 27 de abril


De palabras de aristas vivas
construiste tu alegato final
convirtiéndome en un ser vulgar
sin calor ni color,
ahora me ahogo
en los tristes dolores de la mente
sin llegar a saber
que tiene de letal mi afecto
ese que a los demás no roza
y a mi me mata.
Otra historia de principios y finales
conmigo como actor principal
en otro monólogo de soledades y noes
con un sin fin de equívocos
arrastrándome hasta el ocaso.
Descubierto de la máscara de mi frialdad
me clavaste hondo tu discurso vital
y sin el deseo de combatirte
mi vieja y olvidada dignidad despertó,
mañana otra vez volveré a soñar
pero entonces para mi
tu ya no serás.

2 comentarios:

Neogeminis dijo...

Ángel, se deja ver mucho dolor en estas palabras que entiendo, es de tu propia carga. el tiempo cura, es cierto, aunque quizás no lo parezca.
Espero que logres ir cauterizando las heridas.

Saludos!

Ángel Iván dijo...

Lo hay Neo, lo hay, no me sale bien escribir sin ver, sentir o vivir lo que pretendo y esta vez, duele, tanto como alcohol en carne viva y no veas como escuece, por fortuna, el sol está alto, hace buena temperatura y se acerca el veranito, ese ayuda y no veas de que modo.
Por cierto, ¿sabes que es lo que más daño me hizo? qué me hizo sentir vulgar y mísero.
Un besote muy gordo y deliciosa semana.

Archivo del blog