sábado, 12 de junio de 2010

Me llamo como tu desees


Piernas desnudas
carmín rojo por toda vestimenta
y un monedero repleto de gomas
en lugar de una inocencia ya olvidada,
coches oscuros de hediondas bocas
pocos escrúpulos y billetera llena
arrastran cerca sus babas,
sus ojos no los miran
esperan el fin de una noche que no llega,
sus lágrimas ácidas y secas
surcan una joven piel
“mis besos son sólo míos” proclama
su fortaleza, la última frontera de su cordura,
una ventanilla baja:
“Hola guapo, ¿buscas compañía?”
Y vuelta a empezar.

©Ike

6 comentarios:

Neogeminis dijo...

Habrá posibilidad de elección ante ese destino de prostitución?...a veces sí...otras, para nada!
Conmovedores versos. Duelen.

Ángel Iván dijo...

Estimada Neo, considero sangrante/aberrante el arrastrar a una mujer a ese destino -y generalmente hombres-, no entro a valorar si una mujer libremente lo decide asumiendo sus ventajas y desventajas pues cada uno deberíamos ser dueños de nuestro propio cuerpo -dentro de los márgenes que el sentido común dicta-; pero es inhumano hacerlo con una mujer que no tiene opción y perdón, tampoco debería decir que es inhumano porque abusar del prójimo es algo tremendamente humano para nuestra desgracia, ¿quizás debería ser canalla?, es que no se me ocurre que palabra poner.

Diego dijo...

Soy todo aquello que no tuvieron por tener un empleo, cuando no por no tener las ganas y el tiempo. Yo doy abrazos, besos; soy una puta, un cerdo, según sus deseos, su dinero. xD

Ángel Iván dijo...

¿Y tu deseo cuál es Diego?

Anónimo dijo...

Genial dispatch and this mail helped me alot in my college assignement. Thank you seeking your information.

Ángel Iván dijo...

Gracias a ti anónimo, pero no se en pude ayudarte para tu ingreso colegial, de todos modos, de nada.

Archivo del blog