sábado, 13 de noviembre de 2010

El invierno de la Almas

En el club de los perros apaleados
aquel donde la ternura se confunde con ladridos
se oyen los arañazos en las puertas
de los que suplican las migajas
a los restos de un banquete al que no son invitados,
desarrapados, heridos y deshechos
pagan a los nuevos con una cruel moneda
vengando en ellos, su propia desesperación,
quemándoles abrigos y corazas
en la soledad de los inviernos de las almas
creyéndose príncipes y princesas de cuento
cuando en la realidad
somos todos un sapo de la charca más.


©Ike

17 comentarios:

Marisa dijo...

Crueldad de príncipes y princesas hechos así mismos, chapoteando en la charca de la vida donde se olvidan de sus genes de sapos.
Me ha encantado tu metáfora. Espléndida composición.
Un abrazo.

Neogeminis dijo...

Eso pasa cuando la estupidez humana se cree dueña de vida ajenas...animales o no, siempre sufren los más débiles.


un abrazo.

Ángel Iván dijo...

Querida Marisa, esta composición tiene algo de autobiográfica (en realidad lo tienen todas) y la escribí la semana pasada después de un cabreo supremo y comprobando la falta de educación de ciertas personas, no se porque derecho, licencia o categoría, algunas personas se permiten mirarte por encima del hombro cuando todos estamos hechos del mismo barro, por fortuna mi cabreo pasó, pero la composición pasó mi cuarentena y quise publicarla.
Un abrazote con bufanda y guantes´

Estimada Neo como dijo Einstein, la estupidez humana existe y es enorme y no nos damos cuenta que si no hacemos sufrir a los demás, seremos un poco más felices, es por simple egoismo.
Abrazos invernales.

panterablanca dijo...

Fíjate que yo también escribí algo (más prosaico) producto de un enfado de similares características y que pensaba colgar antes de finalizar el mes de noviembre en mi blog de la jungla. Parece que hemos coincidido, jajajajaja!!!
Me ha gustado tu poema, mucho, me parece duro, escrito desde una llaga del corazón.
Celebro servirte de inspiración (por lo que me dices abajo ;-))
Besos salvajes.

Ángel Iván dijo...

Estimada Pantera, a fuerza de tijeretazos uno se vuelve cada vez más bruto e insensible, pero no puedo concebir que alguien que trata con amabilidad no pueda ser tratado con la misma moneda.
Un fuerte salvaje abrazote, jeje. El mío con bufanda, que hace "musho" frío.

mi nombre es alma dijo...

Quizás deberiamos ser todos princesas y principes de cuento.

Ángel Iván dijo...

Quizás, quizás, lo malo es creérselo y no serlo.
Un enorme besote y bonito día.

Medea dijo...

"A fuerza de tijeretazos se vuelve uno más duro e insensible" si lo dices, es porque no es cierto. Es lo que te gustaría para que no te hicieran daño, pero no eres así, se ve en tus palabras. Quizás el escribirlo te ayudó en su momento a desahogar el dolor pero no a cambiar tu fondo aunque desearías cambiar tu forma. Un beso
Gracias por tu comentario en mi blog, y gracias doblemente porque tu comentario me ha traído hasta el tuyo donde quiero quedarme.

Ángel Iván dijo...

Bienvenida Medea, fue muy grato el encuentro de tu blog en un viaje sin destino fijo, gracias por tu bienvenida también.
En los colectivos de personas que aunan a los flecos afectivos de la sociedad (y entre los que me debo incluir) en lugar de desarrollar una cierta empatía de comprensión aparece cierto sentimiento cainita como si sobrevivir a toda costa sea la única enseñanza que debe valer.
En fin, como dices, fue una queja en voz alta y lo "malo" es volveré a ser un pardillo que confiará en la humanidad de la gente.
Un fuerte beso y que tengas una gran semana.

Esencia dijo...

Que bien lo describes...!

Haberlos, haylos... tristemente s asi, uno se llenan ss fustraciones con egocentrismos, cn maquiabélicas vanidades e incluso dfamaciones para esconder su miseria tras esta espuma negra levantada y volcada a otros..que todo lo hecho es caminar con su sensibidad, debilidad y frtaeza a pecho descbierto..y ahi se resume...los qe somos trasparentes y los oscuros.

da igual en que envase nos sirvamos...todos nacemos desndos y sin nad nos vamos...l diferecia es la honestidad con que vivamos.

Me excedí muchooooo...Sorry.

Me encantó leerte.

Desde mi esencia.

Ángel Iván dijo...

Te puedes extender lo que te plazca Esencia, eso aportará a los demás y es un regalo desinteresado.
Aún cuando los extremos de nuestra vida son los que son, son los caminos que trazamos los que nos forjan y si somos unos canallas, desgraciadamente, no habrá un "infierno" donde nos quemaremos, lo diga quien lo diga y si obramos con buena fe, al menos, te llevarás una sonrisa de regalo.
Un besote y voy a abrigarme bien que hace un frío horrible en Madrid.

Nuda Veritas dijo...

Pues sí somos todos sapos en esta charca que nos ha tocado en suerte. Y aquí no se queda nadie, así q tenemos que atesorar los momentos mejores y hacernos un poquito más fuertes, fuerte pero no rudo.

Besos de croac croac,

Nuda

Ángel Iván dijo...

Jeje, croac croac Nuda, tienes mucha razón, lo malo es que hay muchas personas (masculinas y femeninas) que confunden el culo con las témporas como se dice en mi casa y contra ellas iba este enfado.
Bienvenida a esta charca, el mueble-bar está enfrente.

E.Ofthecloud dijo...

Angel,
tienes toda la razón, hay que deshacerse del Ego, él es el auténtico culpable,no hay tijeras que puedan cortar,la pureza del alma, si es auténtica,y la tuya lo es, sólo que como a todos,olvidarse del Ego,le pasa facturas a nuestros corazones,y envenena los de otros, es una pena, ¿pórque no vemos la charca por igual,y obviamos nuestras almas?


Yo no soy un sapo, pero...
¿Me invitas a bailar en la charca?


Angel, eres tanto como tú ames y te ames,

Se te quiere

un beso para que nunca cambies.

Ángel Iván dijo...

Gracias Eva me has sacado todos lo colores del arcoiris, pues claro que puedes bailar en la charca, es más, ¿me permites este baile?
Se que es gratificane amar por sólo el hecho de hacerlo y a mi me enriquece, me hace mejor persona y eso no me lo quita ni la mala educación ni la malasangre.
Quizás en mi balanza tenga que poner un poquito más de quererme a mi mismo.
Un saco de besos con abrazotes, de esos que espachurran y se sienten en el corazón.

VEro ºº(ô.ô)ºº dijo...

El invierno de las almas se hace mas patente en tiempos de Navidad, me quedo con tus palabras....acaso no somos todos sapos de un mismo charco???

Ángel Iván dijo...

Mi querida Vero es por eso mismo por lo que tanto me enfada, ¿por qué nos creemos mejores que los demás si somos todos muy parecidos y todos tenemos tantas "taras" que tapar y tantas cosas hermosas parecidas que compartir?
Un motón de besos, CROAC, CROAC, jeje.

Archivo del blog