jueves, 9 de diciembre de 2010

Y yo perdí

Tus diez infantes armados
se clavaron en mi retaguardia
colapsando toda posible huida
atrapando gemidos
capturando labios,
llevaste a todas mis huestes
a una prisión de piel
sujetos a barrotes de brazos y piernas
sin más alternativa que la de invadirte;
32 piezas acorazadas
castigaron mis flancos sin defensas
y el color rojo tiñió mi ser
perdiendo toda percepción de realidad.
En un campo de batalla
repleto de blancos y susurros
nos enfrentamos en desnuda pelea
distintas armas
desigual estrategia,
lo sé, recuerdo tu voz
un maltrecho colchón
yo deshecho en un mar de sábanas enredado
y tu con la sonrisa de quien se sabe vencedora.

©Ike

14 comentarios:

Neogeminis dijo...

Lo malo de mezclar el amor con la guerra es el hecho de saber-de antemano-que habrá vencedores y vencidos...esa es la cosa!

Un abrazo.

Ángel Iván dijo...

Querida Neo pero la práctica y la experiencia nos dice que siempre hay una conquista, que uno claudica frente al otro, ójala que todas las guerras pudieran mezclarse de esta manera.
Un fuerte beso y feliz fin de semana.

panterablanca dijo...

¡Qué preciosidad!, y qué envidia de que hayas escrito algo así, de la mala, claro... es broooooomaaaa, jajajaja!!!
¿Me dejas que lo cuelgue en el blog de la cerradura, diciendo que es tuyo, evidentemente?
Besos salvajes.

Ángel Iván dijo...

Será un placer para mi Pantera.
Besotes felinos y bonito día.

Marisa dijo...

El amor y la guerra se pisan los pasos...todo elemento engendra su contrario. Las heridas de ambas batallas son igual de mortíferas.

Intenso y con gran fuerza tu poema, Ángel, llega donde tiene que llegar.

Besos (y abrígate que viene una ola de frío,jeje)

Medea dijo...

Precioso poema Angel Iván, de hecho creí que ya te lo había comentado...pero veo que no.
Prefiero ser vencida en el amor, en la guerra siempre quiero ganar y todos querríamos ganar en una guerra mientras que entre las sábanas, unas veces prefiero vencer y otras...ser vencida. Un beso grande

Ángel Iván dijo...

Hasta la orejillas voy tapado Marisa del frío que tengo, no imaginas cuan frtiolero soy, brrr.
Las heridas de ambos combates son siempre terribles pero que voy a contar yo que no sepan los demás.

Seria lo ideal Medea, no ser siempre el mismo el que se sintiese vencido.

Un fuerte beso con chocolate caliente.

VEro ºº(ô.ô)ºº dijo...

sólo se me viene a la cabeza una palabra...Ríndete! jaja!
Ahora en serio....hermosa manera de narrar un campo de batalla de dos, en el que a veces nos sentimos vencidos y otras veces ganamos, y quien puede decir el momento? nuestro momento a veces es esquivo a nuestros deseos....besos Angel, como siempre geniales tus poemas y el fondo musical que me lleva a otros lares.

Ángel Iván dijo...

Como en estas fechas suelo cambiar el fondo musical y poner Xmas Tales interpretado por The Pogues (un clásico) y ahora que me lo recuerdas me viene a la cabeza que tengo que cambiar porque sigue Cony.
Lo ideal es que nos venzan porque lo deseamos y vencemos porque lo desean, no porque nos lo impongan, ¿verdad?
Un enorme besazo Vero,que frío hace en Madrid, brrr.

mi nombre es alma dijo...

Dedos, barrotes, dientes,....nunca alguien fue tan bien armado para la pasión.

nuiT.•* dijo...

Después de toda batalla, queda el campo vacío, desolado, triste... pero eso no quita que luego vuelva a llenarse de vida y milagros!

Vida y muerte... como todas las cosas.

Un gran abrazo!!! :)

nuiT

Ángel Iván dijo...

Ójala todos los barrotes fuesen de ese tipo y las armas que se empleasen la piel de los amantes Alma, creo que se acabarían muchas discusiones.

Que gusto Nuit de verte, este campo de batalla de sábanas creo que sería el ideal para solventar todos los jaleos.

Un fuerte beso y feliz semana.

mi nombre es alma dijo...

Como no es tiempo de dispendios, te traigo un regalo sencillo, mi poema, mi voz y mi falda. Pincha en : te regalaré mi falda.
FELICES FIESTAS

Ángel Iván dijo...

Igualmente querida Alma, un fuerte beso y que tengas unas muy felices Pascuas.

Archivo del blog