lunes, 25 de abril de 2011

Guy de Lusignan

Tercer varón de un rancio apellido
traído a un desierto de infame calor
con su barba repleta de sangre
reparte mandobles al grito de “Dios lo quiere”.
Una tierra de arena santa y maldita,
vergel de odio, oasis de putrefacta vida.
Hace diez años soñaba con un heroico destino
ignorante que cruel no es sinónimo de valor
cuando las suplicantes lágrimas de una madre
ruegan por unos hijos degollados.
Una tierra de arena santa y maldita
vergel de odio, oasis de putrefacta vida.
Sotanas salidas del averno más tórrido
gritan al temor de su Dios creador
mientras siegan vidas en honor a Marte o su madre
que se sacia de sus ignorantes mentes.
Una tierra de arena santa y maldita,
vergel de odio, oasis de putrefacta vida.
Sujeta con fuerza la espada al cinto
un nuevo sangriento día al que estar preparado
loriga y escudo sobre la cruz paté
montando con sus hermanos de armas y muerte.
Una tierra de arena santa y maldita
vergel de odio, oasis de putrefacta vida.
Quizás sea hoy cuando a su vida de término
aguardando bajo el sol abrasador
que un sable haga que descanse
regando con su vida este odioso edén.
Una tierra de arena santa y maldita
vergel de odio, oasis de putrefacta vida.
©Ike


Notas aclaratorias, Guy de Lusignan nunca fue maestre de la orden del temple y dificilmente es posible que se le viese vestido con el manto blanco con la cruz paté como en cierta película del maestro R. Scott pero he seguido con la misma "ficción", Bernardo de Claraval fue el gran precusor e impulsor de la orden del Temple y la mente "brillante" que dijo que matar infieles no es pecado a su grito "Dios lo quiere" -Dieu lo volti-, la veracruz o cruz verdadera se perdió en la batalla de los cuernos de Hattin el 4 de julio de 1187 que iba en el contingente cruzado y ya podeis imaginar, "verdadera" fue descubierta por la madre del emperador Constantino, Santa Elena, en el año 326 en un viaje en el que se "descubrieron" todos los santos lugares -algo increible y ciertamente falso pues los romanos con Tito al frente, arrasaron Jerusalem años más tarde a la muerte de Jesús en un levantamiento judío-. 
Hay más cosas curiosas dentro de la entrada, pero prefiero que las descubrais.

9 comentarios:

Marisa dijo...

Sinceramente, precioso poema épico para este rey de Jerusalem.
Me has transportado a los cantares de gesta medievales.
Desconocía esta faceta épica tuya y, me ha gustado. Mucho.

Un besito.

Ángel Iván dijo...

Querida Marisa, mi primer acercamiento a la poesía fue a los poemas medievales, antes de publicar los míos, buscaba poesías "raras" que me parecían curiosas, de ese primer blog sólo queda el nombre que es el mismo que este y lo acompañaba con música medieval que me encantaba buscare por entre las estanterías de la Fnac y otros grandes almacenes.
De aquellos años queda mi estudio detallado de lo que significaron las órdenes militares en tierra santa, muchos libros serios y no esos esotéricos que tienen el mismo criterio científico que las instrucciones de un álbum de cromos de la liga 2010/11. En fin, que celebro que te gustase esta faceta no tan nueva mía.
Besotes gordos.

panterablanca dijo...

Uy, que yop soy muy mala para las adivinanzas :-DD Te has puesto muy épico. Hay un aire trágico terrible en este poema, no sé, lo leía y era como si todo se fuera tiñendo de rojo sangre.
Besos felinos.

Ángel Iván dijo...

Querida Pantera a proposito de lo que dices de sangriento, cuando los primeros cruzados tomaron Jerusalem se decía que la sangre llegaba a las rodillas, la escabechina que se hizo fue tremenda.
Más cosas que tiene el poema, los templarios se afeitaban la cabeza pero se dejaban crecer la barba y no se lavaban. Todos tenian que ser de origen noble y entre sus aliados había turcos que profesaban la religión de Mahoma -a que es curioso-, junto a los Hospitalarios fueron los únicos soldados ejecutados tras la caida de los cuernos de Hattin, porque no se pagaba rescate por ellos.
Un besote y feliz fin de semana.

panterablanca dijo...

Pues has conseguido reflejar muy bien lo de la sangre.
Un apunte sobre la película "El reino de los cielos". El principio y el final de esta película están rodados en el castillo de Loarre (Huesca) y alrededores, quizá alguna otra escena de en medio también, en los interiores del castillo. Antes de que la estrenaran tuve el placer de visitarlo. EStá muy bien conservado, y según nos contó el guía es un castillo con fantasma. El fantasma de Doña Violante (o con dos fantasmas, porque nos contó que sale acompañada del fantasma de su perro) ;-)
Besos selváticos.

Medea dijo...

Amigo AngelIván, mi desconocimiento del poema épico, de la novela histórica (a la cual últimamente me estoy aficionando)me limita mucho a comentar tu poema como merece. Batallas entre cristianos, sarracenos, cruzadas y matanzas no son temas en los que como te he dicho (por desconocimiento) me encuentre cómoda. Pero si me atrevo a decir que esta batalla bañada en sangre es la que termino con la vida de Reinaldo de Châtillon, el peor enemigo de Saladino quien le cortó la cabeza con sus propias manos en venganza por las matanzas que este había cometido en las cuales había muerto la hermana de Saladino y este juró venganza.
Tu poema huele a sudor mezclado con arena, el olor a oxido que tiene la sangre "vergel de odio, oasis de putrefacta vida"
No te conocia este registro pero me ha encantado.Un beso amigo.

Ángel Iván dijo...

Jeje, no hay castillo/palacio que se precie que no tenga su fantasma, en el DVD de la película había un reportaje sobre el castillo Loarre muy interesante.
En el blog de las fotos precisamente hay una joven que se muestra a los caminantes con su perro también, el de Liliana Croceta en la Recoleta, ese que decía que se parecía a un dibujo de Tim Burton.
Besotes gatunos querida pantera y feliz semana.

Como muchas películas Medea el espectáculo puede a la realidad y en aras de hacer algo más "atractivo" y se retuerce todo, recuerda la de Gladiator y como llegar de Germania a Hispania con el mismo caballo en tres días, por poner un ejemplo -ja-, pero como mi propósito era otro y que veo que has captado perfectamente, pues no digo más.
Tanto Reinaldo como Guy fueron "franies" recién llegados sedientos de sangre que hicieron insostenible la situación de equilibrio de Tierra Santa, recomiendo leer el libro de "Las cruzadas vistas por los árabes" de Amin Maalouf que editó Alianza, algunos mitos se nos caen solitos.
Un besote fuerte y feliz semana.

Neogeminis dijo...

No es mi tema el de las cruzadas, sinceramente conozco poco y nada de aquellos aberrantes sucesos, menos aún de las historias reales de quienes participaron en ellas, pero sí puedo decir que el espanto y la crueldad que deben haber significado está excelentemente plasmado en tus versos, desgarradoras voces rimadas que responden a lo que fue la barbarie más despreciable en la historia de este occidente "civilizado y cristiano".

Un abrazo!
P.d
muchas gracias por el dato del museo del manga!, ya se lo pasé a mis hijas! :)

Ángel Iván dijo...

Un placer Neo, espero que les guste.
Las cruzadas, hasta ocho en tierra santa, fueron verdaderas historias del horror y de la sinrazón humana, hay una que te pondrá los pelos de punta, se llamó la cruzada de los niños o de los inocentes que te enesmitará con todo el género humano.
Besotes.

Archivo del blog