jueves, 20 de marzo de 2014

Próximo destino: La felicidad

Escribía un epitafio con cada nueva arruga
en cada desengaño el yo huraño
cruel y despiadado
horadaba su alma desnuda,
supo poner fin a las esperanzas
deseando sin saber su nombre
amando anonimamente sin conocimiento
sin obtener nada a cambio
y por fin, conoció a la felicidad.
 
© Ike

4 comentarios:

Neogéminis dijo...

Entonces ha alcanzado la meta más significativa de esta vida!
=)

Ángel Iván dijo...

¿Cuánto le durará Neo?
Un enorme besote y feliz finde.

Marisa dijo...

Comenzaré a poner epitafios. Veo que da buen resultado...;-)

Buena composición, Ángel.
Un beso.

Ángel Iván dijo...

Que miedo dan la arrugas pero cuanto nos aportan y si son de buenos gestos más, ¿no te parece?.
Besotes y disfruta del finde.

Archivo del blog