viernes, 27 de abril de 2018

Sin palabras

Me ves con un cuchillo entre los dientes
porque Doña Justicia se volvió ciega, manca y sorda
me juzgó "culpable" por ser mujer
y lloro
lloro porque no quiero vivir con miedo
lloro porque os entre en la mollera
somos iguales, no es no y no estas sordo
y te lo repito, NO ES NO,
porque no quiero volver a mi casa sin girarme temblando
o a perder la vida porque te pica la chorra
NO ES NO, porque yo si te creo, ¿te has enterado?

® Ike

2 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Indignan esos dictámenes que nada tienen de justos, en donde el mayor culpable resulta ser la víctima. Los victimarios, que a la larga zafan, rien celebrando su impunidad. Muy Triste.

Un abrazo

Ángel Iván dijo...

Querida Mónica
La empatía que ha tenido unos de los jueces del tribunal con la víctima ha sido la misma que la de un pedrusco de río; espero que en la apelación el tribunal supremo corrija este despropósito pero en boca de casi todos los juristas la sentencia se ajusta a derecho, que el problema está en la ley; en fin, duros tiempos para ser mujer en esta tierra, solo espero que las generaciones que vienen sean un poquito más justas e igualitarias pero no tengo muchas esperanzas.
Un enorme beso desde este lado del charco.

Archivo del blog