viernes, 5 de septiembre de 2014

Fantasías y sueños

No me engañas
la fantasía es el opio del que no tiene
del que quiere y no puede
del hambriento que no come,
un cruel diablo con cara y sin escrúpulos
que pacta con el que tira del hilo
con la certeza de que no llegaremos
mientras rie tras su escaparate
aislados por cristales insonorizados
que no permite el paso de sus risas
cuando nos dejamos la vida en cada sueño.
 
 
© Ike

4 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Una manera de verlo, sí, pero aún sigo perteneciendo al grupo de los que quieren soñar!
Un abrazo

Ángel Iván dijo...

Mónica esta queja viene a colación del tiempo que se vive en mi tierra, nos tienen engañados, no la vida, son los que tienen el poder de decisión, te crean una falsa sensación de que si quieres puedes -genial el aporte del Cholo Simeone- pero en realidad no puedes, te muestran coches, casas, vacaciones o una vida nueva y es imposible, solo está al alcance de unos pocos, aparece una brizna de yerba fresca para crear ilusión con el 11M y resultan ser iguales que los que hay, es descorazonador, los pobres seguirán pobres y los ricos más ricos.
Un besote y buen fin de semana.

Marisa dijo...

El sueño americano que se vendía en EE.UU. hace tiempo que ya traspasó sus fronteras.
Quizás esa fantasía haya que guardarla para utilizarla en lo que merezca la pena. Por ejemplo, la poesía :-)
Un abrazo, Ángel.

Ángel Iván dijo...

En algunas sociedades quizás ese sueño sea posible, pero nosotros tendremos que inventar otro, nadie ha inventado el optimismo pero lo que si hacen algunos es vendernos falsas esperanzas y no hace falta irse muy lejos, aquí tenemos algunos que ven buenos todos los datos del paro, sean los que sean.
Un besote.

Archivo del blog