miércoles, 22 de octubre de 2014

Amanece o anochece, ¿quién sabe?

De la oscuridad que oculta la sombra
esa que borra los bordes, los principios y finales
donde el calor es una mera fantasía
o el deseo es esperar a que mañana amanezca,
los negros pensamientos junto a los difusos apetitos
se aman escondidos de los ojos curiosos
con una profunda música de tambores de fondo,
el tiempo pare mellizos de diferentes colores
uno negro como el Alma que los engendró
y otro blanco con una sonrisa siempre latente,
en su madurez se buscarán dos veces al día
para alimentarse uno del otro
uno oscuro que come luz o el luminoso que devora la umbría
un banquete eterno que no sacia y que vivirán eternamente.
 
 
© Ike

4 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Como todo dentro de la creación, los contrarios se atraen y se complementan.To tendrían sentido uno sin el otro.
Una brazo

Ángel Iván dijo...

El eterno baile del ying y el yang, ¿se nota que he andado por latitudes chinas?
Un besote Mónica y buen fin de semana.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Por China!...uhhhh qué lejos me suena!...tal vez, algún día, ¿quién te dice? jejeje

Espero que te decidas a participar
http://neogeminis.blogspot.com.ar/2014/11/tarjeta-navidena-2014.html

Ángel Iván dijo...

Buenos días Mónica, tengo una foto en Guillin que bien podría valer, la manipulo este finde y te la mando.
Que tengas buen día.

Archivo del blog