lunes, 28 de noviembre de 2016

Fantasmas presentes y pasados.

La ilusión de que nada pasaría
que sería como en un cuento de final feliz
aunque las realidades siempre manchan más que las fantasías
y entenderlo complicaría mis días por venir.
Tu felicidad hizo en mi mella
ajeno a tus historias de amor y placer
convirtiéndome en un falso protagonista de esa huella
sin haberme dado del protagonista el papel.
Mis recuerdos son mi falsa memoria
y mi presente es ahora más vacío y pobre
quizás debí hace mucho cambiar de pareja de baile
porque no deseaba despertar viendo de nuevo fantasmas,
pues los fantasmas son burlones y egoistas
cambian de sábana y sonríen al viento
sin que nosotros toquemos sus sentimientos
su alma o su cuerpo.


© Ike

2 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Las desilusiones duelen, y comprobar que no todos los sueños son placenteros, también.
Un fuerte abrazo

Ángel Iván dijo...

Cierto Mónica, algunos se tornan pesadillas que no desaparecen ni cuando "despiertas"
Un beso fuerte heladito, seguro que en tu tierra se está divinamente con el veranito.

Archivo del blog