jueves, 26 de enero de 2012

Perverso instante

En este perverso instante
que te miro y no me ves
un fantasma de deseos
conforma tu imagen sutil,
cambiante como el viento
eterna como mi anhelo,
dedos acariciándote en el vacío
para que el frío se torne calor,
tus ojos me miran
atravesándome sin pudor
en una cópula sin marcas
en el que el único testigo soy yo,
entonces ese espectro seré yo
un Alma errante y perdida
en un preciso y perverso instante.


©Ike

11 comentarios:

Neogeminis dijo...

No debe haber más cruel amargura que ser "invisible" para quien amamos.

Poético!
=)

Un abrazo.

Marisa dijo...

De perverso tiene muy poco, más bien de sensual sentimiento enlazado a una cintura, invisible pero tangible.

Bellísimo, Ángel.
Un beso.

Eris dijo...

perversamente hermoso!

Beso.

Berly dijo...

Holaaaa!!! Saludines guapo... se te recuerda con mucho cariño... Besos guapo...

Ángel Iván dijo...

Hay una parte de la parte del querer que siempre se vuelve invisibilidad Neo, pero ahora hablo cuando dos personas se aman -es decir, en el caso de que dos personas y no cuando uno de ellos se vuelve invisible porque el otro no lo ve-casi siempre hay uno que pierde su brillo para beneficio del otro ¿no te parece?

Tiene mucho de sensual Marisa pero hay un componente cruel y perverso cuando te das cuenta de que eres amado o cuando no se la dan cuando amas, cuanto derroche de afecto, jeje.

Llevo una buena temporada tratando de jugar con palabras poco dadas a los juegos bellos de palabras Eris, ya veremos como sale la próxima.

Mi querida Berly, que sorpresota más grande, tu si que eres guapa.

Miles de besos y feliz fin de semana.

Novicia Dalila dijo...

Creo que si hay un equilibrio, un quid pro quo y unas veces el invisible es uno y otras el otro, no es tan tremendo... Lo peor es cuando siempre le toca al mismo ser invisible....

Un beso, Iván

Ángel Iván dijo...

Eso sería lo ideal Novi, no hablo por experiencia propia hablo como espectador, en los "extremos" siempre uno fagocita al otro y lo vuelve invisible y pasado el tiempo se vuelven irreconocibles.
Un besote y buen finde.

Ceci dijo...

A veces los instantes son muy perversos... este es uno de ellos...

Feliz de volver a leerte...

Beso

Ángel Iván dijo...

Pero verte y leerte es una delicia mi querida Ceci.
Mil abrazos con besotes garrapiñados.

Medea dijo...

Precioso poema Ángel Iván, precioso y perverso en la impotencia del invisible, cuando la mirada del ser amado te atraviesa sin verte mientras buscas esa caricia. Ufffff si es cierto que uno termina canibalizando al otro. Un beso grandote.

Ángel Iván dijo...

Da frío pensarlo Medea y es más frecuente de lo que pueda parecer.
Un besote gordo.

Archivo del blog